¿Un perro de trabajo como mascota?


Por. José Antonio Gómez Morante


A menudo, me encuentro con un mensaje o un correo electrónico preguntando si creo que un perro de trabajo puede ser sólo una mascota. Sí puede; a lo que sigue la siguiente respuesta.

“¡Pero tus perros están titulados en IGP (Internationale Gebrauchshund Pruefung, siglas en inglés / Examen internacional de perros de trabajo, siglas en español), dirán, como si los títulos de IGP significaran que estos perros IGP no son para hogares normales. Los títulos en cuestión simplemente significan que los perros pueden usar sus narices para rastrear con éxito, pueden aprender y obedecer mis órdenes para hacer una rutina de obediencia como lo requieren las reglas de IGP, pueden hacer un trabajo de protección y morderán y soltarán cuando se les indique. Y de nuevo hagan lo que se les ha enseñado a hacer. Simplemente significa que mis perros, además de ser mis compañeros, también pueden “trabajar” cuando se les requiera en diversas facetas.

La voluntad de aprender, obedecer y actuar son características también valiosas en un compañero de familia. Además de esos correos electrónicos, encuentro muchas publicaciones en Internet que insinúan que, debido a que sólo están buscando una “mascota”, no creen que deberían tener un perro de línea de trabajo, sino uno de línea de Exposición (Show), o lo que sea. Peor aún es cuando la gente (y a menudo los criadores), preguntan a los posibles hogares: Bueno, ¿qué te gustaría hacer con tu cachorro? Si quieres hacer IGP, consigue un cachorro de línea de trabajo y si quieres un cachorro mascota, adquiere un cachorro de tal o cual línea.


En mi opinión, el anterior es un consejo simplemente horrible. El único consejo acertado es: “Si quieres ganar exposiciones de conformación, consigue un perro de exposición”, y esto aplica únicamente porque el espectáculo premia un cierto tipo de apariencia.

Para mí, ese consejo no es diferente de sugerirle al comprador de un automóvil: “Si no planeas correr, ¡definitivamente no necesitas una transmisión!” ¿Ha intentado conducir un automóvil que no tiene una transmisión que funcione? Es como decirle a alguien que está considerando un BMW: “¿Para qué comprar un BMW cuando un Daewoo también te permitirá ir a trabajar?” La verdad es que cualquiera que haya conducido un BMW y también un Daewoo, puede explicarle en términos muy claros y con sonidos guturales exactamente por qué no se pueden comparar los dos, puede describirle la importancia del par motor en un automóvil, a pesar de todo. Siendo ambos automóviles reales.

Cualidades de un buen perro: un perro es un perro, seguro. Pero un buen perro de trabajo es único en su clase. Un buen perro de trabajo tiene varios componentes necesarios y con esos componentes en su lugar de forma segura, puede hacerlo todo con su perro, incluido tener una “mascota” excepcional. El perro de trabajo es eso, esto es cierto, pero notarás que todo el trabajo que se supone que debe hacer un perro está bajo la dirección de un ser humano. El vínculo que desarrollan con su amo es lo que hace que sea tan especial y los convierte en trabajadores tan poderosos, porque siguen la dirección y las órdenes de sus amos como debe- ría hacerlo un buen trabajador. A su vez, esto es también lo que los convierte en compañeros de familia increíbles, ya que se unen tanto a sus familias y forman relaciones canino-humanas sólidas y significativas con sus familias.


El trabajo, para el perro, puede ser tan tonto como perseguir la misma pelota en el mismo parque por décimo año consecutivo, o perseguir criminales para hacer su arresto número 100 como policía K9. “Nosotros” vemos una diferencia en los dos tipos de “trabajo”, pero el perro no. Todo lo que sabe es que puede pasar el tiempo contigo, haciendo lo que le pediste y siendo elogiado y jugado con él debido a su buen comportamiento.

Pensamos en los perros de búsqueda como si estuvieran haciendo algo noble y heroico: el propio perro de búsqueda sólo sabe que si encuentra a este ser humano que está “escondido” en alguna parte, obtendrá su pelota, un regalo o una gran sesión de juego con su manejador.

Francamente, al perro no le importa de quién sea la vida que salvó, siempre y cuando la recompensa se obtenga rápidamente y pueda pasar tiempo contigo por lo que sea que haya encontrado.

A medida que una raza se divide en varias líneas y las diferencias se vuelven progresivamente más drásticas, parece haberse convertido en un concepto erróneo popular que las líneas de exhibición son mejores mascotas, y las líneas de trabajo deben ir a los departamentos de policía y demás. En este sentido estoy en desacuerdo y lo digo con vehemencia.

Facetas de un buen temperamento de Pastor Alemán. Si bien la mayoría de los criadores de líneas de trabajo no crían para el mercado de mascotas, crían al verdadero Pastor Alemán de la forma en que se supone debe ser (suponiendo que haya encontrado un buen criador por contar con excelentes perros), según el estándar original y propósitos de esta raza.


En mi opinión, una de las facetas más importantes de un buen temperamento de Pastor Alemán es la capacidad de ser una mascota excepcional. Si no puede vincularse fuertemente con su dueño y su familia para ser ante todo un gran compañero, entonces su capacidad de trabajo para mí se vuelve casi insignificante, ya que falta la mitad de lo que supuestamente era.

Un perro que se desmorona si no trabaja las 24 horas del día, camina sin cesar en su perrera lo suficiente como para desgastar las almohadillas de sus patas hasta que lo llevan al trabajo, da vueltas todo el día persiguiendo su cola y se le pierde el “switch de apagado”, puede resultar ser un trabajador sobresaliente en ciertos campos, pero no es un buen Pastor Alemán y, por lo tanto, no es un perro que yo criaría como un perro Pastor Alemán”.

No hay ningún componente de lo que hace a un buen Pastor Alemán del hogar de mascotas, que no necesite en comparación con el hogar de trabajo.

¿Temple? Me conformaré con nada menos que ejemplar, con temple de primera categoría para confiar en un perro en un hogar con niños, gente yendo y viniendo y un estilo de vida familiar bullicioso. No dejaría nada menos de eso con mis propios hijos. Qué buscar al elegir un cachorro Cuando elijo un cachorro para una familia que quiere una mascota, primero busco a los cachorros con más temple de la camada y luego trato de evaluar sus niveles de impulso (drives) para ver qué cachorro se adapta más al estilo de vida de la familia.

¿Drives? Claro, el trabajo en casa puede exigir mayores impulsos en sus cachorros, pero la idea errónea más popular parece ser que “alto impulso” es sinónimo de “hiperactividad”. ¡Ese simplemente no es el caso! Un perro de alto drive no es necesariamente el más enérgico, sino más bien un perro que puede pasar de 0 a 100 más rápido. Cuando desee que el perro esté en camino, ya sea para jugar o trabajar o simplemente salir de la casa, él / él ya está inmediatamente en el camino y listo para ir, ir, ir y ahora mismo.

Cuando no esté en una actividad, no debería haber forma de saber qué tan relajado está su perro, pero cuando sea necesario que lo esté, se mostrará instantáneamente y es inconfundible. Los hiperperros son una historia completamente diferente y un tipo que no puedo tolerar en mi propia casa.

Hay líneas que tendrán una mejor conformación de Exposición que la línea de trabajo y hay líneas que ganarán más premios en las exposiciones y así sucesivamente. Hay líneas que tendrán mantos más rojizos que los de la línea de trabajo y en el Pastor Alemán hay perros que tendrán más inclinación en la línea superior que la mayoría de los toboganes en los parques infantiles.

Una vez que una persona ha experimentado a un perro de trabajo verdaderamente bueno, de un linaje de trabajo fuerte y una buena crianza, es mi opinión que no se puede volver a tener nada menos.


No elijo amigos que son débiles y muestran cobardía, se desmoronan bajo un poco de presión o estrés, o son completamente inestables para hacerme compañía.

Definitivamente, tampoco quiero que mi perro muestre esos atributos. Cuando juegas, juegas duro. Cuando luchas, luchas por conquistar. Cuando comes, comes como si fuera tu última comida. Cuando corres, corres como si pudieras volar. Un amigo poderoso y leal hasta el final, que sabes sin duda alguna que está a tu lado, es mi concepto del compañero ideal, o en otras palabras, un verdadero “perro mascota”.

No siento que un perro se convierta en uno de trabajo si no puede ser una mascota, sino por el contrario, un perro debe tener el potencial para ser primero un excelente compañero, para luego comenzar a calificar como un gran perro de trabajo.

33 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo