¿Qué hacer con un perro destructor?


Por. Francisco Javier Agüero Ramírez


Para los amantes de los canes, es apasionante asistir a las exhibiciones de perros de trabajo y de belleza canina y es ahí donde nos encontramos a pastores alemanes o belgas que saltan, muerden y/o realizan labores de búsqueda, entre otras, y es entonces que nos entra la motivación y decimos: ¡quiero un perro de esos!, compramos o adoptamos un can que realizará estas funciones.


Desafortunadamente hoy en día no contamos con el tiempo suficiente para realizar el trabajo de sociabilización del nuevo integrante de la familia y comienzan los problemas... De pronto llegamos a casa y vemos el sillón con un agujero, la mesa mordida, los zapatos deshechos, etc. Lamentablemente, las conductas destructivas son muy frecuentes en los perros y pocos los dueños que cuentan con la paciencia suficiente para entenderlas.


¿Pero por qué los perros destruyen cosas?


Los perros y los humanos hemos evolucionado juntos, logramos una convivencia muy buena entre ambas especies durante miles de años y hasta la actualidad, pero lamentablemente los canes no disfrutan de libertad real. Los perros no pueden desplazarse de manera libre a donde ellos quieran cuando así lo deseen. Además, deben permanecer solos en casa por muchas horas, sin tener nada qué hacer, es por ello que salen a flote conductas que para ellos son naturales y no tienen nada de malo, pero para nosotros sí, ya que lo consideramos “problemas de comportamiento” porque tienen efectos negativos sobre nuestro entorno.


IDENTIFICA LAS CAUSAS


Ansiedad

Masticar y cavar son actividades que les ayudan a reducir la ansiedad que sienten cuando se quedan solos. Esa ansiedad es normal, ya que los perros están acostumbrados a tener el contacto humano para sentirse seguros.


Frustración

Cuando un perro se queda solo y encerrado en la casa, no tiene ningún control sobre su ambiente. No puede conseguir nada de lo que quiere, no puede ir a investigar los ruidos que escucha afuera. Esta incapacidad de controlar el ambiente le crea mucha frustración, misma que puede ser reducida o eliminada mediante ciertas actividades que más adelante comentaremos.


Mala conducción

Cuando llega un cachorro a casa lo felicitamos y acariciamos casi por cualquier cosa, aunque sus conductas no sean las adecuadas, como: saltar al sofá y sacar zapatos del closet y lo acariciamos y con voz melosa decimos: “ay, qué bonito”, en lugar de corregirlo. Después de repetir tales acciones incorrectas, el perrito comienza a entender que recibe una “recompensa” por dichas conductas.


¿Qué debo hacer?


A continuación mencionaremos algunas actividades que serán de utilidad para reducir o eliminar la conducta destructiva.


Lleva a pasear a tu perro

El paseo es, sin duda, uno de los momentos más importantes del día para nuestro perro. No sólo le permite satisfacer sus necesidades, también le ayuda a seguir sociabilizándose, a bajar los niveles de estrés y ansiedad, además de ejercitarse si le es posible. Es por ello que los propietarios deben atender este punto para que su perro tenga un paseo enriquecedor y completo, como es permitirle olisquear plantas, árboles y cualquier rastro, ya que es una forma estupenda de relajación y además le ayuda a conocer el entorno en el que vive.


Si tu perro ha sido correctamente sociabilizado en su etapa de cachorro, permítele que se relacione con sus congéneres, independientemente del tamaño, la edad o la impresión que puedan causarnos.

Eso sí, nunca forzaremos una interacción, ya que eso puede generar malestar en el perro y, por tanto, una mala experiencia y estrés en futuros paseos.


El tiempo de paseo

Este punto es muy importante y varía enormemente según la raza, la edad o las necesidades de cada individuo. De forma general, podríamos indicar que un perro necesita pasear entre 40 minutos y dos horas.


Practica obediencia

Adiestrar a un perro significa algo más que aprender un par de trucos que nos hagan reír, el adiestramiento estimula la mente del perro y facilita la convivencia, así como su actitud en público.


Es importante tener paciencia y empezar a trabajar en este punto a temprana edad, ya que con esta práctica fomentas la unión y mejora la calidad de vida de ambos. Sin embargo, es posible que surja la duda de "por dónde empezar", ya que podemos decidir llevarlo con un profesional o hacerlo nosotros mismos y es que el adiestramiento canino abarca todo un mundo. Aun así, debemos considerar que nuestro can sepa ejecutar las órdenes básicas que son:

  • Sentado,

  • Quieto,

  • Echado,

  • Venir al llamado,

  • Caminar junto.


Realiza algún deporte canino

Los deportes caninos son actividades dedicadas exclusivamente a los perros, lo cierto es que se requiere de un gran compromiso por parte del dueño. Y es que no sólo se debe entrenar al animal para la realización de la actividad seleccionada, sino que también el amo debe participar en dichas actividades.


Hoy en día existen muchos deportes caninos tales como:

IPO (siglas en alemán de Internationale Prüfungs Ordnung.)

IPO. Se compone de tres partes: obediencia, rastreo y protección. De esta forma, vemos como este deporte canino está destinado, principalmente, para la formación de perros de protección. Para ello, además de adiestrar al perro para rastrear, es necesario entrenarlo para que ataque sólo cuando sea estrictamente necesario. En este sentido, recomendamos exclusivamente la práctica de este deporte para perros siempre y cuando sus dueños sean muy experimentados, puesto que un incorrecto adiestramiento podría derivar en un indeseable can agresivo.


Ring Francés

El Ring Francés es un deporte canino que combina saltos, obediencia y defensa. Lo practican perros atléticos, potentes y obedientes como el Pastor Alemán. El Ring Francés pone a prueba varias cualidades genéticas, como las habilidades de trabajo, agilidad, obediencia, control y gestión de instintos de presa del perro.


Agility

Este deporte consiste en la preparación de una pista con una serie de obstáculos que el perro deberá superar mediante las órdenes de su guía. El orden de dichas pruebas es aleatorio y el dueño no lo conoce sino hasta minutos antes del inicio del ejercicio.


Este deporte canino está abierto a todas las razas de perros, sin importar el grupo al que pertenecen ni su tamaño. Eso sí, se deberá demostrar que el perro no padece ninguna enfermedad ni malestar físico que le impida realizar las pruebas sin dañarse. Por otro lado, se recomienda que el can participante tenga más de un año de edad y cuente con el adiestramiento básico interiorizado.


Utiliza juguetes de larga duración, como el Kong, para que pueda morder

El juguete relleno o Kong es una pieza redondeada que rebota; está pensado para contener todo tipo de premios (o simples croquetas). Generalmente, el perro aprende a extraer la comida por intuición. Merced a su poder adictivo, lo entretendrá durante horas.


Los beneficios de usar un Kong van más allá del juego:

  • Aprender a sólo morder el juguete: ideal para evitar accidentes en perros con arrebatos destructivos cuando se quedan solos.

  • Entrena la mente: al ser un rompecabezas, desarrolla su habilidad para resolver problemas y aprender a ser pacientes.

  • Relajante: muchos perros acaban estirados en el suelo para masticar cómodamente el juguete. Esta postura tiene un efecto relajante.

  • Disminuye los ladridos: los premios que salen del juguete le motivan a ocupar más su tiempo jugando.

  • Puede prevenir y tratar la ansiedad por separación: podrás recurrir a este juguete cuando no puedas estar con el perro. Es adictivo y mejora los síntomas en la ansiedad por separación. Déjaselo cerca cuando te vas de casa, evitarás que se aburra y sufra ansiedad. Se recomienda comenzar a usarlo cuando son cachorros. Así aprenderán a estar tranquilos y a ladrar menos en la etapa más sensible de su vida.


No te olvides del ejercicio

Permitir que nuestro perro disfrute de, al menos, cinco o diez minutos sin la correa es muy positivo para mejorar la calidad del paseo. De hecho, muchos etólogos recomiendan esta práctica en cada uno de los paseos del perro. Eso les permite mostrar su conducta natural, fundamental para lograr el bienestar emocional del perro, además podemos practicar algún juego con él (pelota, frisbee, etc.) y esto generará un estado de tranquilidad y relajación al llegar a casa.


Realiza juegos de inteligencia

Un perro con la mente activa es más feliz. Estimular la inteligencia del can, además, es un modo de evitar el aburrimiento y, de esta forma, conductas indeseadas, como destrozos en casa, ladridos excesivos o animales demasiado dependientes.


Juegos de olfato

El olfato es el sentido más desarrollado de tu perro, pero muchas veces no le dejamos usarlo libremente. Con los juegos de olfato que enseguida describimos potenciarás este sentido. Puedes preparar algo tan sencillo como trocitos de comida escondidos por la casa y hacer que tu perro los busque. Existen dos niveles de dificultad:


  • Juego horizontal: consiste en dejar trozos de salchicha por el suelo de la casa. Puedes empezar dejándolos a la vista y cuando ya controle en qué consiste el juego, esconderlos en casa.

  • Juego libre: una vez que tu perro domina el juego horizontal puedes comenzar a ponerle comida a distintas alturas (encima de una silla, atrás de una puerta, etc.); este juego lo tendrá muy motivado y pasarán muchas horas de diversión.


Saca las croquetas

Si esconderle comida por la casa no es opción, entonces te sugerimos poner sus croquetas dentro de una botella de refresco (hacerle diversos orificios). El objetivo es que tu perro interactúe con el objeto y mientras lo hace, las croquetas salgan por los diferentes agujeros del recipiente.


Estos son sólo algunos tips para evitar o disminuir el riesgo de que nuestro can se estrese y comience a hacer destrozos en casa.


No quiero terminar este artículo sin antes enviarles un saludo a mis hijos Amanda y Ramsés, quienes son apasionados de los perros, y recuerden que el poder disfrutar de un perro bien entrenado y sociable es la mejor recompensa para su propietario.


Hasta la próxima, amigos.

0 vistas0 comentarios