Principales enfermedades hereditarias en la raza Pastor Alemán

Actualizado: 18 ago 2021


Por. MVZ Erick Hernández Badillo


Sensibilidad a la medicación por mutación del gen MDR1

El gen MDR1 codifica para una proteína llamada glicoproteína-P, la cual tiene funciones de proteína transportadora y que está presente en altas concentraciones en la membrana apical de las células endoteliales capilares de la barrera hematoencefálica. La glicoproteína-P tiene numerosos compuestos farmacológicos que son transportados por ella hacia el exterior de las células, entre los que se encuentra la ivermectina, eritromicina, butorfanol, milbemicina, doxiciclina, ciclosporina, vincristina, entre otros. Por lo tanto, al haber alteraciones en el gen MDR1, da como resultado la presencia de una glicoproteína-P que no está presente en la barrera hematoencefálica, lo que se traduce en un aumento de compuestos farmacológicos dentro del sistema nervioso central y una eventual intoxicación por la incapacidad del organismo para eliminarlos.


Degeneración del cono (CD) o ceguera diurna o Acromatopsia


La ceguera diurna o acromatopsia es una enfermedad genética de carácter autosómica recesiva y que se caracteriza por la pérdida de la función de los fotorreceptores cónicos, comúnmente conocidos como conos, los cuales son responsables de la agudeza visual (percibir detalles) y de diferenciar los colores. Los perros afectados presentan ceguera diurna, disminución de la agudeza visual, fotofobia, nistagmo y daltonismo completo. Esta enfermedad normalmente se presenta en perros de entre 8 y 12 semanas de edad, cuando termina el desarrollo de la retina de los perros.

Deficiencia de factor VIII o Hemofilia A (variantes 1 y 2)

La hemofilia A o deficiencia del factor VIII es un problema hemorrágico de carácter hereditario autosómico recesivo ligado al cromosoma X, que afecta a perros Pastor Alemán y algunas razas que están relacionadas, el problema se debe a una deficiencia del factor VIII ( antihemofílico A), el cual es una proteína necesaria para la coagulación en sus últimos pasos. Los signos clínicos de la enfermedad pueden variar, pero normalmente se presentan sangrados nasales leves a moderados, presencia de hematomas (moretones) sin razón aparente y pueden presentar periodos prolongados de sangrado después de un trauma (golpe) o una cirugía. El hecho de que la enfermedad está ligada al cromosoma X se traduce en que los machos se ven afectados cuando tienen un solo cromosoma X alterado, mientras que las hembras deben tener ambos cromosomas X para desarrollar el problema.


Cistoadenocarcionoma renal y dermatofibrosis nodular (RCND)


El cistoadenocarcionoma renal y la dermatofibrosis nodular hereditaria son un síndrome neoplásico que se describió por primera vez en perros Pastor Alemán, es una enfermedad genética que tiene un carácter autosómico dominante. La enfermedad se caracteriza por la formación de tumores multifocales en ambos riñones, leiomiomas uterinos y nódulos en la piel. Esta enfermedad es progresiva, por lo cual los tratamientos son sólo paliativos y destinados a mejorar en parte la calidad de vida del perro que está afectado. Los perros afectados son destinados a la eutanasia, debido a las complicaciones de la enfermedad y para evitar un deterioro mayor. La enfermedad se presenta principalmente en perros adultos de entre cinco y siete años de edad, aunque puede presentarse en etapas más tempranas o tardías en la vida del animal.


Deficiencia de adhesión de leucocitos caninos (CLAD), tipo III


La deficiencia de adhesión de leucocitos caninos (CLAD) es una trastorno sanguíneo e inmunológico hereditario de carácter autosómico recesivo que afecta a los perros Pastor Alemán. Los perros afectados por este problema tienen plaquetas y leucocitos (células del sistema inmune) con actividad anormal, lo que resulta en problemas de coagulación así como infecciones recurrentes debido a la incapacidad de los leucocitos para desarrollar su actividad, entre otros signos que se presentan está la cojera, las infecciones recurrentes principalmente ocurren en la piel y encías, las cuales pueden ir acompañadas de fiebre y en los exámenes sanguíneos se encuentre un conteo elevado de glóbulos blancos de manera persistente, además puede haber sangrados prolongados posteriores a un golpe o una cirugía, lo cual puede generar la muerte del ejemplar. Los perros que padecen esta enfermedad pueden vivir durante varios años, pero la mayoría de ellos muere prematuramente y también se cuestiona sobre su calidad de vida debido a los episodios recurrentes de infecciones.


Mucopolisacaridiosis Tipo VII (MPS VII)


La mucopolisacaridiosis es una enfermedad hereditaria autosómica recesiva que afecta a algunas razas de perros pastores, como el Pastor Belga, el Pastor Alemán, el Pastor Blanco Suizo. La enfermedad se debe a la falta de una enzima llamada hidrolasa ácida β-glucuronidasa, la cual se encuentra en los lisosomas y es necesaria para evitar que se acumulen desechos dentro de la célula, al carecer de la citada enzima o que ésta no sea funcional; los desechos (principalmente los glicosaminoglicanos) se acumulan dentro de la célula provocando que muera. Esta acumulación de desechos ocurre principalmente en células de tejido conectivo (como el tejido óseo, sangre, linfa y adiposos), que a su vez da pie a las manifestaciones clínicas de la enfermedad, como deformidades esqueléticas, retraso en el desarrollo (los cachorros afectados pueden pesar hasta un 35 % menos que sus hermanos de camada sanos), articulaciones inflamadas, dificultad para caminar e incorporarse, la cabeza es proporcionalmente más grande, presentan un hocico corto y opacidad corneal. La enfermedad es progresiva y no tiene tratamiento, debido a la mala calidad de vida del perro, la eutanasia es necesaria.


Mielopatía Degenerativa (DM)


La mielopatía degenerativa es una enfermedad que afecta la materia blanca de la médula espinal y que produce debilidad y parálisis progresiva de las extremidades posteriores de manera lenta. Inicialmente los signos clínicos pueden confundirse con la displasia de cadera, pero a menudo que la enfermedad progresa comienza a provocar debilidad en los miembros anteriores y ataxia (dificultad para caminar), y cuando la enfermedad avanza puede haber una parálisis completa de los miembros traseros. Recientemente se identificó la mutación del gen SOD-1 en varias razas como los Pastor Alemán, Boxer, Bernés de la Montaña, Golden Retriever, Corgi Pembroke, Kerry Blue, Pastor Australiano, entre otros. Esta mutación predispone la presentación de la enfermedad, la hace hereditaria y con un carácter autosómico recesivo. El problema generalmente se presenta después de los cuatro años y progresa conforme el animal crece. No existe un tratamiento eficaz para este padecimiento, por lo que prevenir su presentación es la medida más eficaz, esto se logra evitando cruzar animales que sean portadores del gen.


Hiperuricosuria (HUU)


La hiperuricosuria es una condición hereditaria que afecta al tracto urinario de los perros, el problema se debe a una mutación en el gen SLC2A9, el cual codifica para una proteína que les permite a los riñones el transporte del ácido úrico de la orina, al carecer de esta proteína los perros comienzan a tener concentraciones elevadas de ácido úrico en la orina, lo cual los predispone a la formación de cristales y urolitos (piedras en vías urinarias). Los animales afectados tienen signos recurrentes de inflamación del tracto urinario como dificultad para orinar, micción recurrente, hematuria (sangre en la orina), dolor abdominal y eventualmente pueden provocar una obstrucción total de la uretra e infecciones, todo lo cual puede causar problemas más serios.


Síndrome de Scott canino (CSS) o Deficiencia del receptor del factor X plaquetario

El síndrome de Scott canino (CSS) es una enfermedad hereditaria que se caracteriza por la falta de actividad pro-coagulante por parte de las plaquetas, es decir, que éstas no cumplen su función de manera adecuada en la cascada de la coagulación, debido a la falta de una enzima (protrombinasa) plaquetaria. Esto genera que los perros tengan una coagulación aberrante y alta posibilidad de sangrados prolongados después de un trauma o una cirugía. Esta enfermedad tiene un carácter autosómico recesivo.

Displasia ectodérmica ligada al cromosoma X


La displasia ectodérmica ligada al cromosoma X es un desorden genético que se caracteriza por anormalidades en los derivados ectodérmicos como lo son las glándulas sudoríparas, el pelo, el aparato mucociliar del tracto respiratorio y las piezas dentales, en consecuencia, los perros afectados presentan signos como la ausencia de pelo, principalmente en la frente y el dorso, además la falta del aparato mucociliar afecta el aclaramiento de la mucosa respiratoria, lo que conduce a infecciones respiratorias recurrentes y estos animales también se caracterizan por la falta de piezas dentales o anormalidades en las que están presentes. Esta enfermedad se hereda de forma autosómica recesiva ligada al cromosoma X, es decir que las hembras necesitan que ambos alelos estén afectados para desarrollar la enfermedad, mientras que en los machos basta la presencia de un alelo solo para que se desarrolle la enfermedad.

345 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo