Gestación y cuidados neonatales


Por. Alejandro Arias R.


SELECCIÓN DEL MACHO

Como criadores, es un gran compromiso y enorme decisión el seleccionar al macho para cubrir a nuestras hembras; lo primero es sin duda las hembras sanas, estar con un mes previo de vacunación y desparasitación, lo básico: edad mínima cumplida, libres de displasia de cadera y codos, también lo ideal es ya tener su prueba de ADN, ahora ya estando seguro de tener hembras sanas y con los mínimos requisitos para su reproducción debemos ser objetivos y ver el perro adecuado para mejorar los aspectos de nuestras hembras de acuerdo a la carga genética que comparta con el macho, observar y analizar la aportación genética de ambos; es decir, las características fenotípicas que pueda aportar el macho acorde a su progenie existente, es una apuesta hacer cruces con ejemplares de los cuales no conocemos su progenie; al observar los cachorros de diferentes machos reproductores podemos darnos cuenta de la homogeneidad en su reproducción y si es lo que necesitamos para compensar a nuestras hembras; así mismo, tener en cuenta las consanguinidades que se harán presentes en los cachorros como resultado de la cruza, estas consanguinidades son: el mismo perro o perra que se encuentra como ancestro en el pedigree del macho y de la perra, si existe un ejemplar que esté presente en ambos lados, ese es el ejemplar consanguíneo, muchas veces buscamos un ejemplar específico donde podamos hacer esa consanguinidad para que en un mayor porcentaje se hagan presentes las características fenotípicas de ese ejemplar en los cachorros.

CUÁNDO REALIZAR LA CRUZA

Una vez que la hembra comience a presentar el goteo de sangrado por la vagina debemos realizar una citología vaginal exfoliativa que nos indique si realmente la hembra está en estro (celo) o que tuviera un problema diferente; también nos indicaría la presencia de bacterias y/u hongos, que en caso de tenerlos impedirían un buen traslado de los espermatozoides hacia el cérvix al momento de la cópula; actualmente el método más efectivo para poder evaluar el momento idóneo de la cruza es la prueba de progesterona en sangre por método de quimioluminiscencia.

Es importante tener en cuenta que de acuerdo a la regulación internacional del Pastor Alemán la gestación de las hembras sólo se puede hacer por monta natural; existen varios criterios que nos indican con qué valor comenzar las cruzas, los rangos con que se deben empezar las cruzas son a partir de 8ng hasta los 15 ng, recordemos que a las 24 horas de la ovulación los óvulos son maduros para ser fertilizados por los espermatozoides, actualmente sabemos que a partir de 7ng podemos lograr una fertilización siempre y cuando el incremento del nivel de progesterona sea mayor de 4ng en 24 horas, incluso cuando ya han alcanzado 15 ng; en ocasiones algunas perras ovulan a partir del día cinco y otras a más de 20 días, por eso es que el método más efectivo es el de realizar las pruebas de progesterona; el 50-60 % de la falla en la gestación o “perras vacías” tras una monta se debe a la mala presentación del macho en el momento inadecuado; las cruzas deben realizarse en días terciados, un día si y al tercer día repetir, si el estudio es certero y se realizan las cruzas en días ideales, hay un 90 % de posibilidad para lograr una gestación con éxito.

GESTACIÓN

Durante la gestación, a partir del día 21 de realizada la cruza debemos practicar otra prueba de progesterona para asegurar que no hay descenso en su nivel y que eso provoque desprendimiento de placenta, dando como resultado la absorción de los embriones y la pérdida de la gestación. En el caso de una baja de progesterona hay que administrarla de forma externa, ya sea en inyecciones o en pastillas, para continuar la gestación.

A los 30 días se puede realizar un ultrasonido para corroborar la gestación, a los 40 días es común en las perras el crecimiento del abdomen hacia el piso y el pelo a la altura del ijar comienza a crecer hacia los costados, es en este momento cuando debemos variar la alimentación usando en ello mejores niveles de proteína y minerales; en cambio, proporcionar vitaminas y calcio es un error pues puede hacer crecer demasiado a los cachorros y entorpecer o evitar su nacimiento por parto natural y desencadenar una cesárea indeseable.

Al día 55-56 realizamos un estudio de rayos X para saber la cantidad de cachorros que tiene el útero y corroborar que sean de un tamaño ideal para pasar por el cérvix; ver igualmente que no sea un cachorro solo y correr el riesgo de que se presente el síndrome de cachorro único, el cual consta en una falta de estimulación (por ser pocos fetos) para producir oxitocina y que se presente el parto sin contracciones, que el cachorro muera dentro del útero y como consecuencia de ello se genere una infección tan grande que incluso ponga en riesgo la vida de la madre. Al día 58 el ultrasonido es también necesario para que sepamos el estado de salud de los cachorros, madurez del estómago y los pulmones y frecuencia cardiaca para saber si esperamos un parto natural o en caso de existir baja de frecuencia cardiaca entrar a una cesárea para no perder esos cachorros que están teniendo sufrimiento fetal.

LUGAR DEL NIDO Y PARTO


El lugar donde la hembra gestante tendrá a sus cachorros debe ser un sitio cómodo, iluminado y con ligera ventilación, sin corrientes de aire y que pueda mantener la temperatura, durante el parto es una buena idea estar presente para auxiliar a los cachorros estimulando su respiración y aspirar el exceso de líquido en la tráquea con una perilla de hule que también sirve para la extracción de mucosas y así evitar se vayan a los pulmones, el masajeo en la parte superior del cachorro es parte fundamental para ayudar a su reanimación y que los pulmones comiencen a funcionar, la fricción debe ser firme como quitar una mancha en el dorso del cachorro; esto ayudará a una estimulación respiratoria.

La higiene en el lugar del nido de la perra debe ser constante, las infecciones son un riesgo que suele ser detonante para algunos padecimientos tanto en el ombligo como en los párpados de los recién nacidos, evitar exponer a los cachorros al menos riesgo es lo ideal y la limpieza constante debe ser regla, al llegar al domicilio debemos desinfectar los zapatos y de preferencia, antes de entrar al nido, ocupar zapatos limpios y que solo sean para estar ahí.


La mortandad en cachorros se da principalmente en las primeras horas de vida, merced a la mala gestión del parto y un mal manejo en las necesidades de los cachorros durante las primeras horas de nacidos: CALOR, HIDRATACIÓN y COMIDA. Durante los primeros 10 días de vida los neonatos son incapaces de regular su propia temperatura y mantener el calor, es por eso que el paridero debe tener una temperatura ambiente de 30 grados centígrados en la primera semana, 28 grados la segunda semana y 27 la tercera semana, una ventilación en la parte superior del lugar es ideal para mantener la circulación; recordemos que no debe haber corrientes de aire que ocasionen enfriamiento. Las lámparas de luz infrarrojas son buenas herramientas para tener una buena temperatura, actualmente los tape- tes térmicos son aún mejores ya que tienen un seguro para no sobrecalentarse y mantienen una temperatura constante. La humedad también debe estar presente para evitar deshidratación en los cachorros, si el ambiente está demasiado seco hay que poner una olla de agua para mantener la humedad.

Tan pronto el cachorro esté limpio y activo hay que ponérselo a la mamá a mamar y asegurarse que esté comiendo para tomar el CALOSTRO obtenido de la lecha materna; también es sumamente importante la hidratación y la ingesta de calostro durante las primera horas de vida, la protección que puede tener el cachorro dependerá de la cantidad de anticuerpos que tenga la madre; es por esto que las perras deben estar vacunadas y desparasitadas previo a la gestación, la primera etapa de vida de un cachorro es la única defensa ante infecciones y diversas enfermedades, el sistema inmune de un cachorro aún no comienza a funcionar y la alimentación directa de la madre es lo mejor, la alimentación proporcionada a la mamá en los momentos de amamantar debe ser de la mejor calidad posible, es en esta medida que la calidad de la alimentación sea proporcional a la absorción de los nutrientes y desarrollo corporal y de órganos internos. La mejor inversión para la vida de los cachorros con lo que podemos empezar a colaborar es proporcionar el mejor alimento posible a las madres.

La estimulación en los cachorros debe ser un compromiso en nosotros como criadores desde los primeros días, los cachorros desde pequeños deben ser tomados en nuestras manos para que sientan el contacto con las personas.


DESTETE

El paso de la alimentación láctea al alimento sólido sin duda es una situación de estrés para los cachorros desde la separación física de la madre, así como la separación de la camada, las necesidades nutricionales de los cachorros van en aumento, el momento adecuado debe ser lo más preciso posible, si bien es claro que la cantidad de los cachorros es punto de partida, ya que las madres no proveen las cantidades necesarias para una buena nutrición, y el hecho de la aparición de los incisivos hace que las madres no quieran seguir amamantando a los cachorros, razón por la cual la presentación del alimento para el destete debe ser lo bastante apetecible y atractivo a los cachorros, existen diferentes productos, mousses y croquetas aptas para la buena ingesta y digestión, el uso de carne es un error ya que no provee la suficiente cantidad de calcio así como algunas recetas caseras no con- tienen buena cantidad de minerales debiendo proveer de una manera alterna los minerales y regularmente provocan diarreas.

La presentación de las croquetas las primeras veces debe combinarse con agua y progresivamente ir disminuyendo el agua hasta que sólo sean presentadas de manera seca, al principio es poca la ingesta hasta que su alimentación sea por completo por croquetas, su ingesta debe ser siempre en tres momentos del día hasta los seis meses de edad, de los seis a los 12 meses dos veces al día y a partir del primer año de vida se debe considerar la alimentación en una sola toma al día.

A todos los amantes de la raza nos gustan los perros fuertes y grandes, de un cuerpo amplio y desarrollado, sin embargo, es importante recalcar que la formación de órganos, huesos y articulaciones debe ser de forma moderada pues colocar demasiado peso en un cachorro es un gran error que puede provocar malformaciones articulares; así mismo, un grave error en diferentes propietarios es dar a los cachorros calcio para ayudar a los huesos y lo único que provocan es una mala formación de la punta de los huesos donde se acumula ese calcio mal administrado.


La mayoría de las marcas súper premium de alimento proporcionan una tabla de referencia para la cantidad de alimento a proveer a los cachorros; empero, es sólo una referencia sin ser una regla, la manera correcta de ver la cantidad de alimento en un cachorro para que esté sano es observar su cuerpo: le debemos observar las dos últimas costillas; si no están visibles es demasiado alimento y si vemos más de dos hay que dar más cantidad de croquetas.

La crianza de un Pastor Alemán es ciertamente una tarea ardua y sin mucho reconocimiento, pero de la misma manera de una satisfacción extraordinaria y más aún cuando los llevamos por varias generaciones y vemos el resultado del esfuerzo que por años hemos realizado y lo observamos reflejado en las crías que exponemos representando todo el contexto del Pastor Alemán moderno, exhorto a todos los amantes de la raza a hacer un compromiso leal y criar ante todo con honestidad y compromiso.

65 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo