Estudio de la cinognosis y zoognosis canina (3ª Parte)

Actualizado: 3 nov 2021


Por. Gabriele Pettinaroli


LECCIONES PARA EL EXAMEN TEÓRICO COMO JUEZ DE EXPOSICIÓN

RESUMEN DE LAS LECCIONES DE ZOOGNÓSTICA Y CINOGNÓSTICA CANINA DE LOS DRS. GIUSEPPE SOLARO, IGNAZIO BARBIERI,

WALTER GORIERI Y FRANCO BONETTI


DE “EL PERRO SE MUEVE”, ASÍ COMO DEL PRIMER VOLUMEN DE OSTEOLOGÍA DEL DR. ROBERT BARONI

“ANATOMÍA COMPARATIVA DE LOS MAMÍFEROS DOMÉSTICOS”


ESTUDIO DE APLOMOS

APLOMOS

Los flancos indican la dirección de las extremidades y la línea de aplomo.

Los aparatos se evalúan de perfil y de frente.


PERFIL

Primera línea de aplomos - Empezando por la articulación escápulo-humeral, cae al suelo tocando las puntas de los dedos.

Segunda línea de planos - Empezando por la articulación del codo, divide el miembro en dos partes.


Partes de la extremidad.

FRENTE

- A partir de la articulación escápulo-humeral, la vertical divide el miembro anterior en dos partes casi iguales.


APLOMOS IRREGULARES

Si las extremidades están fuera de la vertical, se dirá que el perro está “Demasiado abierto por delante”. Por el contrario, si las extremidades están demasiado alejadas de la vertical, se dirá que está “Demasiado cerca del frente”.

Si el antebrazo está arqueado, se denominará “Arqueado o Lira”;

Si las extremidades se desvían hacia dentro se dirá que el perro es “Recto”;

Si las extremidades siguen la línea recta hasta el carpo, desviándose por tanto hacia fuera, se dirá que el perro es “Zurdo”.


APLOMOS DE LAS EXTREMIDADES TRASERAS

Estos miembros se examinan de perfil y por detrás.

EN PERFIL

Una línea recta- Empezando por la punta de la nalga cae al suelo tocando las puntas de los dedos.


En el P.T. la línea recta cae por delante del pie, igual a una longitud del pie.

Será irregular cuando el aplomo caiga por detrás del pie o casi; se dirá que el perro está “Por debajo”.

DETRÁS DE

Una línea recta -que parte de la punta de la nalga - tuberosidad isquiática- divide todo el miembro posterior en dos partes iguales.


IRREGULARIDAD

Si las extremidades traseras están fuera de la línea recta, se dice que el perro está “Demasiado abierto por trasero”.

Si los corvejones están retrasados con respecto a la vertical, el perro estará “Cerrado atrás”.


Si los corvejones están cerca y las patas lejos, el perro será “Corvejón de vaca”


Por el contrario, si los corvejones se alejan entre sí, mientras los pies están juntos, el perro estará “Cerrado de espalda”.

TEGUMENTO O PIEL COMÚN

La piel es una membrana resistente que envuelve todo el cuerpo y está compuesta por la epidermis, la dermis y el tejido celular subcutáneo.


Recuerden que en el perro joven la piel es más fina que en el viejo, su grosor varía de uno a tres milímetros. Su mayor espesor se encuentra en los tubérculos plantares y carpianos, que están cubiertos por una epidermis encallecida.

En el perro sano la piel es suave y se adhiere bien al cuerpo, excepto en algunas razas en las que forma pliegues y arrugas permanentes en la frente, la parte posterior de la nariz (Boxer), los pómulos y los labios, así como en la garganta y el borde inferior del cuello (papada).

La piel, las membranas mucosas y las esclerosis pueden o no estar pigmentadas y el pigmento puede ser negro, marrón, azulado o carnoso.


La piel está cubierta de pelos distribuidos uniformemente por todo el cuerpo, llamados pelos comunes.


En otros lugares del cuerpo los pelos se llaman: pestañas (en el margen de los párpados), cejas (en los arcos orbitales), bigote (en los labios), tracto (dentro de la oreja).

Los pelos son filamentos cilíndricos de sustancia córnea, producidos por el estado epidérmico de la piel y penetran hasta la dermis.


El cabello tiene una parte libre llamada tallo que termina en una punta llamada ápice y otra parte escondida implantada en la piel llamada raíz, ubicada en la cavidad del folículo piloso. Los pelos plantados oblicuamente están unidos en varios números en pequeños grupos, cada uno de los cuales tiene una o dos glándulas sebáceas y la glándula sudorípara.

En cada grupo hay un pelo principal con varios pelos secundarios. El pelo principal está situado hacia atrás y afuera y los pelos secundarios no lo rodean sino que están situados a los lados del ángulo cerrado junto con las glándulas sudoríparas sebáceas y el músculo erector. El número de pelos en cada grupo es menor en las razas de pelo largo y mayor en las de pelo corto y, según las razas, hay grupos que varían de tres a cinco, de cinco a ocho, de 12 a 15 y de 15 a 18.


Las variaciones en el número de pelos de cada grupo es según las partes del cuerpo. Habrá más pelos ocupando la espalda y las regiones laterales y menos en las partes centrales.


La dirección de los pelos es oblicua de adelante hacia atrás en las regiones dorsal, de la cabeza y del tronco, así como en todo el cuello y la cola. De arriba a abajo en las partes laterales del tronco y en las extremidades. En las orejas, desde la base hasta la punta. Mientras que en las extremidades posteriores (en los muslos) es horizontal.


Todos los pelos del cuerpo pueden ser eréctiles, pero los pelos del cuello, de la espalda, de la grupa y de la cola son más erectos.

La calidad y las características del pelo pueden variar con las condiciones de clima, luz y alimentación del perro. El pelaje tiene varias texturas:


  • Sedoso: (Setter - Collie - Spaniel Breton);

  • Lanoso: (Poodle);

  • Duro: (como la cabra y el jabalí) Dachshunds de capa dura;

  • Semilargo: Pastor Alemán (semilargo);

  • Vítreo: (Puntero - Doberman - Boxer - Gran Danés y Galgo).


En cuanto a la longitud, puede ser corta bien adherida a la piel y corta, semilarga y larga.

Los pelos del margen inferior del cuello se llaman COLLAR; los de la pata trasera y la cola: pluma; y los de los labios y la barbilla BARBA.


En cuanto al color, pueden ser varios y así el abrigo puede ser unicolor, bicolor, tricolor. Dividimos los abrigos con respecto a los colores. Las capas simples son: negro, blanco, cenizo (ceniza de plomo o pizarra); el cervatillo con sus gradaciones y el rojo y marrón.

COMPUESTO O BINARIO

  • Gris (asociación de pelo blanco y negro);

  • Cervato (cervato, amarillo y blanco);

  • Cervatillo oscuro (cervatillo en la base con la punta negra);

  • Blanco marrón (abrigo blanco - espiga marrón);

  • Blanco negro (abrigo blanco - puntos negros);

  • Blanco anaranjado (abrigo blanco - puntos anaranjados);

  • Mancha negra (abrigo negro con manchas y enfoque, por lo general las manchas tienen ubicaciones fijas);

  • Sable marrón (compuesto de pelos marrones con blancos);

  • Sable (pelos blancos mezclados con negro y cervato);

  • Tricolor (abrigo blanco - manchas negras y cervicales).


INICIO DEL MOVIMIENTO

Baricentro: Centro



El perro mantiene su equilibrio hasta que su centro de gravedad cae en esta base de apoyo, por lo tanto, comienza el movimiento llevando el cuello hacia adelante a través de una acción muscular, al tiempo que reduce la base a la mitad mientras levanta un miembro delantero y para mantener el equilibrio debe restaurar el baricentro.


Luego, comienza el movimiento hacia adelante a través del empuje inicial de la parte trasera con poca energía muscular, ya que al moverse el centro de gravedad es responsable de la fuerza de gravedad para determinar el desplazamiento de la masa corporal. Si no fuera así, el esfuerzo requerido a los músculos sería insostenible. Cuanto más amplia sea la base, mayor será el equilibrio.


Veamos algunos ejemplos esquemáticos.

Acción de fuerza = base más amplia y diámetros transversales más amplios (Bulldog). Por el contrario, los perros rápidos (galgos) = pecho estrecho, corto, se vuelven más cortos debido a la convexidad de la espalda.

El equilibrio es mayor cuanto más cerca está el centro de gravedad del suelo. Mayor fuerza = menor centro de gravedad. Centro de gravedad más alto = mayor velocidad. Esto se debe a que la velocidad es movimiento y, por lo tanto, contrario al equilibrio estático. Podemos concluir diciendo que la velocidad es inversamente proporcional a la estabilidad y por ende la reducción del cuadrilátero y el aumento de la distancia del baricentro del suelo.


El Galope está construido en la plaza con diámetros transversales relativamente modestos. El Trotador está construido en el rectángulo con mayores diámetros transversales (pecho y tórax más anchos).


El Perro de pista (Bulldog) está construido en el rectángulo con mayores diámetros transversales y menos altura; es más largo.

Los movimientos son: paso, trote, ambladura, salto y galope, regresión, retroceso, en el lugar, remontada, sentado y en el suelo.


IMPULSO

Generado por los cuartos traseros, se transmite a la grupa y continúa a través de la espina dorsal iniciando el movimiento hacia adelante.


MEDIDAS

Las mediciones se hacen con el zoometro que mide la estatura (altura a la cruz). Con otro instrumento también es factible hacer las mediciones de:


  • Longitud total de la cabeza.- Desde la apófisis occipital externa hasta el margen súper anterior de la trufa.

  • Longitud del cráneo.- Desde la apófisis occipital hasta la depresión nasal frontal, las dos esquinas nasales de los ojos.

  • Ancho del cráneo.- Desde el margen exterior del arco cigomático hasta el otro.

  • Longitud del hocico.- Desde la línea horizontal de las dos esquinas nasales de los ojos hasta el margen súper-anterior de la trufa.

  • Altura de la cara.- Desde la línea superior del tubo nasal hasta la comisura labial en algunas razas, y hasta el perfil inferior de la mandíbula en otras.

  • La longitud de las orejas.- Desde su inserción en el cráneo hasta su ápice.

  • Altura de las costillas, desde la parte superior de la cruz hasta el borde más bajo del esternón.

  • Ancho de costillas, a partir de la parte más convexa de éstas.

  • Profundidad de las costillas, desde el manubrio del esternón hasta la penúltima costilla falsa.

  • Ancho del tronco, desde la punta del esternón hasta la punta de las nalgas.


La cinta métrica se utiliza para medir:

  • Perímetro torácico - Circunferencia de la caja torácica detrás de los codos en la parte más convexa.

  • Longitud del cuello - Desde la nuca hasta la cruz con el cuello extendido.

  • Perímetro del cuello - Debe ser la mitad de su longitud.

  • Perímetro de la cabeza - Circunferencia de la cabeza medida a nivel de los arcos cigomáticos.

  • Longitud del tronco - Se mide desde la punta del esternón hasta la tuberosidad isquiática.

  • Altura del antebrazo - Medida desde el codo hasta el suelo.

  • Altura del corvejón - Desde la parte superior del talón hasta el suelo.

  • Longitud de la cola - Debe medirse desde la inserción de la cola hasta la punta.


PRINCIPIOS BÁSICOS DE LA FORMACIÓN

Grados de respuesta al entrenamiento

Cuando el cuerpo es estimulado por el ejercicio físico, su respuesta tiende a aumentar la capacidad de realizar ese trabajo, reduciendo así el estrés. La mejora de la capacidad de trabajo se obtiene mediante la estimulación continua de ciertos aparatos con determinados tipos de ejercicio. Esto se llama respuesta de entrenamiento.


Algunos componentes anatómicos actúan mejor y en menos tiempo que otros; las respuestas más lentas son las de los sistemas cardiovascular y esquelético.


En los músculos sometidos a un trabajo frecuente y prolongado, se produce un aumento constante del número de capilares por mm/2. Después de varios meses, el número aumenta en más del 100 % y esto continúa, en menor grado, probablemente durante años. La vascularización capilar y el tamaño del corazón también aumentan, así como el diámetro de la aorta y de los vasos principales, con una remodelación estructural global.


Las trabéculas óseas deben reestructurarse para hacer frente a las nuevas tensiones. Los ligamentos y los tendones se vuelven más gruesos, más tensos y más fuertes. En todos estos componentes de respuesta más lenta, la mejora se produce a lo largo de dos a seis meses, continuando, en menor escala, durante períodos aún más largos.


El músculo también podría considerarse un componente de respuesta lenta, pero el ejercicio específico demuestra que tiene una respuesta inicial mucho más rápida que los sistemas esquelético y cardiovascular.


Cuando el perro se entrena por primera vez, se necesitan varios meses de trabajo gradual para que se desarrollen los componentes estructurales de respuesta lenta; de lo contrario, la fuerza muscular y los sistemas enzimáticos se excederán en la curva de desarrollo y causarán daños en los huesos y ligamentos que no han tenido tiempo de fortalecerse.

Tras un periodo de entrenamiento de entre uno y seis meses, el perro tendrá capacidad y fuerza estructural, pero sus músculos habrán perdido gran parte de la resistencia a la fatiga. Sin embargo, la rapidez de la respuesta muscular permitirá al perro volver en un mes aproximadamente al nivel de entrenamiento que tenía al final de los primeros seis meses.


Después de un lapso de tres a seis meses, se producirá un descenso significativo, pero no total, de la capacidad muscular y esquelética, y el retorno a la forma máxima tardará de dos a tres meses, tras mantener uno o dos meses de trabajo gradual para evitar lesiones.


El adiestramiento comienza en cuanto el perro es capaz de caminar. Cuanto más ejercicio haga cuando sea joven, más se desarrollará su sistema de transporte de oxígeno. Los animales jóvenes dan una respuesta más rápida que los mayores. El propietario de uno o varios cachorros debe esforzarse para que corran y den largos paseos. La edad habitual para iniciar el periodo de adiestramiento es de seis a 12 meses, con caminatas de dos a cuatro km, dependiendo de la condición física y del adiestrador; la velocidad de la marcha debe ser de cinco km/h en la primera semana.


A continuación se aumenta la distancia a 3-8 km y el ritmo a 6.5-8 km por hora. Se requiere un mínimo de seis semanas para que un perro no entrenado logre este aumento. El ritmo es el punto de partida universal para la preparación del perro; cuando los músculos, los huesos y los ligamentos estén listos, deben aplicarse ritmos de trabajo más rápidos.

Cuando el perro ha sido preacondicionado mediante el autoentrenamiento en zonas amplias, el programa de adiestramiento en zancada puede reducirse a dos semanas.

Un perro que está siendo entrenado sólo debe ir a su ritmo empezando con tiempos de 15 minutos y luego aumentando gradualmente en 15 minutos por semana. Aunque un perro puede hacer frente a este ritmo, aquellos que lo atraviesan por primera vez a menudo no pueden manejarlo y el programa debe ser más lento.

Muchas personas pueden guiar a un perro a un ritmo de 5 km/h, pero un adiestrador puede mantener 8 km/h. El perro puede conseguir buenos resultados si corre junto a personas bien entrenadas respetando los límites de velocidad de la carrera aeróbica del perro, en caso de entrenamiento prolongado (con bicicleta, etc.). Los aumentos de la carga de trabajo pueden ser limitados si son diarios, y más constantes si son semanales o quincenales.


El entrenamiento debe durar el mayor tiempo posible a bajas velocidades, para mejorar el sistema de transporte de oxígeno; el menor tiempo posible a altas velocidades, que son muy estresantes, para lograr el efecto del entrenamiento real.


El entrenamiento puede dividirse en intervalos de trabajo y de recuperación durante una sesión. El objetivo es aumentar la velocidad y la resistencia sin alcanzar niveles desfavorables de acidificación láctica. Sin embargo, hay que respetar un tiempo mínimo en función del tipo de entrenamiento (natación, trote, paso, inclinación, etc.) para que tenga un efecto positivo en el entrenamiento al forzar al máximo los niveles de ácido láctico.


Por frecuencia de entrenamiento se entiende el número de sesiones de entrenamiento por semana, ya que para obtener los resultados deseados del entrenamiento, la frecuencia mínima debe ser de más de una sesión por semana; de lo contrario los efectos son inútiles, si no negativos, o en todo caso desaparecen antes de la siguiente sesión. Cuanta más alta sea la frecuencia, mejores serán los resultados, siempre que no haya fatiga física o mental.


La frecuencia mínima para obtener efectos positivos en el trabajo aeróbico es de cuatro a seis veces por semana. La frecuencia del trabajo anaeróbico está determinada por el tiempo de recuperación del animal. La intensidad del entrenamiento debe reducirse para que el perro se recupere por completo (estado de alerta y vigor) en cada momento del ciclo de su programa de competición. Si es necesario, haga variaciones en la rutina de entrenamiento con cambios continuos para mantener el entusiasmo.


Lo mejor es entrenar con una rutina e introducir variaciones si el perro pierde el interés. Hay que tener en cuenta los efectos negativos de las variaciones introducidas, que deben mantenerse durante períodos de tres o más semanas (natación - cintas rodantes) tres o cuatro veces por semana. De hecho, los cambios demasiado frecuentes no dan buenos resultados.


Siempre hay que tener mucho cuidado con el exceso de actividad. El sobreentrenamiento severo provocará anorexia, depresión, diarrea y cierto grado de deshidratación.


El perro debe poder galopar libremente en los campos de hierba o en las playas. El galope libre constituye un excelente entrenamiento parcial.

106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo