Entrenamiento o educación (continuación)


Por. Gerardo Guadarrama Tenorio


El líder de la manada


Una vez que estamos convencidos de que educación y entrenamiento son cosas diferentes, vamos al siguiente paso ¿cómo adiestro a mi perro?


Retomando lo dicho en la primera parte, cuando adquirimos un perro ya sea cachorro o adulto estamos ávidos de dar amor, y eso está bien porque es parte de nuestra condición humana. Del mismo modo esperamos que nuestro perro también tenga un sentimiento similar hacia nosotros.


Sin embargo, debemos ver la relación desde la perspectiva del perro, ya que si no lo hacemos de esa forma muchas veces esto puede llevar al caos. En algunas ocasiones el dueño adquiere un perro tranquilo y manejable, pero otras veces no es así y un perro más inquieto o con nivel de jerarquía más pronunciado siempre dará más problemas.


La mayor parte de los problemas psicológicos y de comportamiento en los perros son provocados por falta de liderazgo. El liderazgo es la clave para la estabilidad mental de todos los perros ya que son animales de manada y desde su nacimiento no están preparados para llevar el rol de líder. Es exactamente lo que pasa con un niño que no recibe disciplina, éste, en caso de tener un temperamento fuerte podría ser un grosero, irreverente y mal educado, incluso un delincuente cuando sea adulto, claro que, siendo un niño de carácter más tranquilo, pues simplemente no habría tanto problema.


Nuestro perro debe tener muy claro qué le está permitido y qué no, las áreas a las que tiene acceso y a las que tiene prohibido el paso, además de dejar siempre bien claro cuál es su posición dentro de la manada. Esto tal y como se establece de manera natural, ejemplo; cuando un lobo de menor jerarquía come antes de tiempo es corregido de manera contundente y definitiva, de este modo no querrá hacerlo de nuevo ya que corre el riesgo de tener represalias graves.


¡Pero qué barbaridad! ¿Entonces quieres que corrija físicamente a mi perro?

Pues no se trata de lo que yo quiera, sino de hacer lo correcto y los perros son animales, animales de manada que requieren de un liderazgo sin confusión y la forma de dejarlo claro es esta, créanlo; el perro va ser feliz en el momento que encuentre en ti la imagen correcta. Nadie dice que tienes que maltratar a tu perro, de igual manera las caricias y el juego son formativas, incluso el alimento, aunque también estos son usados como herramientas para el entrenamiento.


Ejemplo: tienes un sillón nuevo y no quieres que el perro se suba, en nuestro entendimiento esto puede ser porque no queremos que lo ensucie, pero en el entendimiento del perro es porque ese sillón es mi espacio y sólo yo puedo estar en él.


Toma como base que lo peor que pudiera ocurrirle a tu perro es ser expulsado de la manada, ya que sus oportunidades de sobrevivir se reducen, una vez que él encuentre su lugar en la sociedad dejará de tener conflicto y tendrá estabilidad mental y emocional. Se convertirá en un perro obediente que estará siempre atento a aprender cosas nuevas, esto sin estar siempre con la inquietud de debatir algo que definitivamente no comprende.


Recuerda que esto sólo puede funcionar cuando existe convivencia. Entre más convivencia haya, mejor; un perro que vive dentro de casa y convive mucho tiempo con sus amos es un perro que tiene más oportunidad de ser disciplinado que un perro que está apartado. Otra actividad absolutamente necesaria son los paseos, estos deben ser con correa para mayor seguridad, pero por ningún motivo con collares de castigo y pedirle al perro ejercicios como el “caminado junto” por periodos largos, si tú sales a caminar con tu perro debes dejarlo ir al frente de la correa incluso llevando una tensión hacia adelante, esto le permitirá liberar energía física, mentalmente le va a dar calma al llegar a casa, no confundir esto con que vaya como loco con riesgo de tirarte.


Como conclusión, es importante recordar que todo en la vida debe llevar equilibrio. Las jerarquías que los perros manejan de manera natural son parte de ese equilibrio y nosotros como dueños y/o manejadores aplicamos esos conceptos para tener la mejor convivencia con nuestros perros.


Es relevante precisar que la educación se refiere a la formación integral de las personas desde que son infantes; y lo que damos a los animales, especialmente a los perros, es adiestramiento.

45 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo