Cuidados básicos en el perro geriatra


EMVZ Arin Waldemar Velasco Sáanchez

EMVZ Dulce Gabriela León Gutiérrez


Actualmente los avances en la medicina veterinaria han provocado que los animales de compañía, en especial los perros, tengan una esperanza de vida más larga que en épocas pasadas, por lo que conocer los cuidados esenciales que requiere un animal geronte (animal de edad avanzada), se vuelve básico para brindarle una mejor calidad de vida.


Antes que nada hay que conocer a partir de qué edad empieza a considerarse como animal geriátrico. En este caso se considera un rango bastante amplio de edad, pues depende de la talla y la raza del perro. En general se considera para razas chicas a partir de los 11 años de edad, en razas medianas desde los 10 años de vida, razas grandes a partir de 8 años y razas gigantes desde los 6 años. Claro que varía dependiendo del peso de cada ejemplar.


Algo que caracteriza a la actividad geriátrica son los cambios progresivos e irreversibles de algunos sistemas. Esto puede aumentarse por la presencia de estrés, falta de ejercicio, genética, enfermedad y medio ambiente.


En el caso del Pastor Alemán, la raza se considera talla grande, por lo que a partir de los 8 años empiezan a ocurrir estos cambios en su organismo.

Sistema tegumentario

Al llegar a la etapa geriátrica los perros comienzan a sufrir cambios en todos sus aparatos y sistemas; en uno de ellos, el sistema tegumentario (piel, pelo, uñas, etc.), los cambios que pueden notarse son caída de pelo, pérdida de color, baja flexibilidad e incluso volverse opaco; esto debido a que los folículos en donde crecen pierden funcionalidad (atrofia), la irrigación sanguínea disminuye, provocando atrofia de las células pigmentadas (las encargadas de dar color al pelo).


La producción de grasa de la piel también disminuye y como consecuencia el pelaje se torna escamoso, reseco, opaco y sin brillo.

Otro cambio importante para considerar es el hecho de que la capacidad del sistema inmune para actuar contra infecciones se ve reducida, por lo que se vuelven más susceptibles en adquirirlas, en especial en los oídos, por su facilidad para acumular humedad volviéndolo un ambiente propicio para la proliferación de bacterias.


Para disminuir el efecto o ralentizar la aparición de estos signos, se recomienda el uso de productos humectantes libres de aceite.

Es importante aclarar que un MVZ (Médico Veterinario Zootecnista) debe valorar la situación de cada paciente para decidir el mejor producto dependiendo de las necesidades para cada perro.


Sistema cardiovascular y aparato respiratorio

Al pasar la edad de 11 años, los perros con enfermedades cardiacas aumentan en un 33 %. La enfermedad que comúnmente se presenta es la insuficiencia mitral crónica, cardiopatía dilatada, entre otras. El tratamiento consiste en la disminución de la retención de agua, por lo que una dieta baja en sodio beneficiaría al paciente. Se debe acudir con un especialista para evaluar los medicamentos adecuados para el tratamiento a cualquier patología cardiaca.

En cuanto a las vías respiratorias, las secreciones pulmonares disminuyen con el paso del tiempo, lo cual predispone a una de las afecciones principales en perros geriátricos, como son la neumonía y EPOC (Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica). Por lo tanto, es importante prestar especial atención ante cualquier signología como tos, secreción nasal, estornudos o dificultad para respirar, se deberá acudir a su MVZ.


Aparato urinario


En los perros geriátricos, la falla renal es una patología frecuente a esta edad, debido a que los riñones dejan de funcionar gradualmente, por lo que ésta es una de las principales causas de muerte. La falla es provocada por la falta de aporte sanguíneo hacia el riñón, lo que implica un mayor trabajo para que realice su función de filtrado. En casos severos puede llegar a presentarse anemia; es por esta razón que se recomienda realizar visitas al médico veterinario para que realice los análisis y estudios necesarios; de esta manera se puede monitorear la función renal y poder brindar un tratamiento oportuno.


Otras patologías muy frecuentes que podemos encontrar son tumores de vejiga y riñón.


Un cambio más que se observa en los perros geriatras es la incontinencia urinaria, que puede ser provocada por infecciones, esterilización temprana o enfermedades relacionadas con poliuria (aumento en la frecuencia de orinar) y polidipsia (aumento en la frecuencia en que toman agua) por ejemplo Diabetes mellitus, Hipotiroidismo, Cushing, entre otras.


La utilización de dietas bajas en proteína, sal y fósforo, podrían disminuir la progresión renal crónica.


Sistema endocrino y aparato reproductor

Al envejecer (aproximadamente a partir de los 13 años) los ovarios de las hembras tienden a aumentar de tamaño y posteriormente a atrofiarse, se forman quistes en glándulas mamarias o bien se pueden desarrollar neoplasias. Se ha visto que el 60 % de los tumores que se presentan en hembras mayores de 11 años, pertenecen a las que no fueron esterilizadas. De estos tumores, el 50 % resultan malignos, lo que implica que invaden otros órganos. El tratamiento comienza por la esterilización, sin embargo, si no se planea reproducir al ejemplar lo más recomendable es esterilizarlos cuando son jóvenes para prevenir la enfermedad.


En el caso de los machos, los testículos se atrofian o pueden volverse tumorosos; se ha observado que existe una relación con la presentación de enfermedades prostáticas, como por ejemplo hiperplasia, tumores o formación de quistes. El tratamiento, igual que en el caso de las hembras, comienza con la castración, ya que la próstata es responsiva a la producción hormonal de los testículos.

Hablando de la raza Pastor Alemán, existe una predisposición por desarrollar una patología denominada hiperadrenocorticismo (síndrome de Cushing). También presentan predisposición para desarrollar hipotiroidismo y diabetes mellitus, por lo que es importante realizar visitas de control con el MVZ para que se hagan las pruebas adecuadas y poder detectar estas enfermedades a tiempo.


Sistema musculoesquelético


La masa muscular disminuye debido al bajo aporte sanguíneo. La función ósea se ve reducida, pues la absorción de calcio en el intestino disminuye. Así mismo, debido a la edad el cartílago se ve afectado, pues presenta una menor resistencia a la tracción y mayor predisposición a partirse o fragmentarse. Es por eso que el adicionar ciertos minerales a la dieta es de vital importancia.


Sistema nervioso


El Síndrome de Disfunción Cognitiva (SDC), se asocia en la mayoría de los casos a un trastorno neurodegenerativo propio de animales de edad avanzada, que se caracteriza por una disfunción cognitiva gradual y que cursa durante un periodo largo de tiempo. En el paciente geriátrico se observa:


  • Perturbación de la interacción social: decae el interés por las caricias o el contacto, saludan con menos frecuencia, las peleas se vuelven comunes o se da el hiperapego (buscan estar siempre con su propietario).

  • Pérdida de memoria y retraso en el aprendizaje: aparecen problemas de eliminación inadecuada, responden o no a órdenes que antes conocían, hay resistencia para aprender comandos nuevos o no reconocen a los propietarios.

  • Desorientación: se vuelve común que se pierden en lugares conocidos, son incapaces de esquivar ciertos obstáculos o se quedan parados delante de ellos sin hacer nada.

  • Alteraciones del ciclo sueño: duermen por el día y no descansan por la noche.

  • Muestran ansiedad cuando sus propietarios se van de casa, aumenta la irritabilidad, la locomoción o las vocalizaciones y aparecen comportamientos de estereotipias (ladrar a cosas inanimadas o animales, brincar tratando de atrapar algo, lamido excesivo hacia algunos objetos o partes de su cuerpo).

  • Se ha descrito que el SDC tiene signología parecida al Alzheimer en humanos.


Aparato digestivo


De los cambios que podemos observar en cuanto al aparato digestivo, es la pérdida de piezas dentales, esto se debe a un déficit de calcio o bien, por la presencia de enfermedad periodontal (acumulación de placa y sarro en los dientes). Es por esta razón que el cepillado dental se debe realizar con cierta frecuencia, cuando menos dos veces a la semana y una profilaxis dental cuando el MVZ la indique como necesaria.


Una enfermedad que se puede desencadenar de la enfermedad periodontal es la hiperplasia gingival, la cual se define como un crecimiento anormal del tejido gingival. El tratamiento es quirúrgico.


Un aspecto importante a considerar, es el hecho de que a partir de los 10 años de edad, el desarrollo de tumores se vuelve algo frecuente; de los más comunes son el melanoma, fibrosarcoma, carcinoma de células escamosas y tumores bucales.


Otros cambios que se producen son la disminución en la producción de jugo gástrico y la motilidad gastrointestinal, así como en la producción de las secreciones del hígado y del páncreas; como consecuencia, la absorción de nutrientes se reduce, hay predisposición al estreñimiento y una mala asimilación de las grasas. Es necesario mencionar que en el hígado encontramos la vesícula biliar, la cual es importante para el proceso de digestión de las grasas; en animales de edad avanzada es común que desarrollen “lodo biliar” (mezcla de cristales de colesterol, pigmentos, sales biliares y moco) que frecuentemente está asociado a la disminución en la motilidad de la vesícula biliar, si no se trata oportunamente puede evolucionar a cálculos biliares (piedras en vesícula biliar) y llegar a obstruir el conducto biliar conduciendo a problemas más serios.


Podemos tomar en cuenta lo siguiente para una dieta en un paciente geriátrico:


  • Fibra: aumentarla en la dieta ayudaría a mejorar la motilidad del intestino, ya que de esta manera evitaríamos problemas de estreñimiento.

  • Grasa: aunque en situaciones normales este nutriente debería incrementarse (debido a que comienzan a perder peso), un MVZ evaluará si es necesario realizar el cambio, ya que debido a la disminución de secreción pancreática y biliar, no hay una buena asimilación y por lo tanto una mala absorción.

  • Proteína: con respecto a las necesidades de proteína, como ya se ha mencionado, los animales geriátricos tienden a perder masa muscular, por lo que, a menos de que existan problemas renales se recomienda aumentar la cantidad de proteína en la dieta.

  • Sodio, potasio y cloro: cuando un paciente presenta problemas renales, la disminución de estos elementos ayuda a retrasar la progresión de la enfermedad.

  • Calcio y fósforo: se deben monitorear estos elementos debido a que un buen balance evitará problemas en pacientes con enfermedades cardiacas.


Además de estas consideraciones en cuanto a los nutrientes necesarios para cada animal, también se pueden encontrar alimentos adicionados con:

  • Condroprotectores, ya que ayudan a proteger las articulaciones y disminuyen el dolor en perros con estos problemas.

  • Protectores neurológicos, que nos ayudan a disminuir o retrasar los signos del síndrome de disfunción cognitiva.

  • Vitaminas, que nos ayudan en el mantenimiento del organismo, retrasando su desgaste.


Referencias bibliográficas