¿Cómo le afecta la consanguinidad a mi perro?



Por. MVZ Marco Antonio García Lagunes


Comenzaremos con el obligado análisis de este hecho:


El primer premio Nobel sobre genética, Thomas Hunt Morgan, estableció la teoría cromosómica de la herencia. Probó que los genes programan la información de lo que el individuo puede llegar a ser, pero el medio ambiente también lo determina y el hombre tiene capacidad para seleccionar lo que le conviene.


Bien, sin consanguinidad, las razas de perros como las conocemos hoy en día, no existirían. Es un hecho conocido por todos, que para el mejoramiento de las especies domésticas uno de los caminos usados es la crianza en consanguinidad.


Para el mejoramiento, entendiéndose como mejoramiento la fijación de características fenotípicas, productivas y caracterológicas deseadas de las razas caninas, tenemos básicamente dos métodos:


A.-SELECCIÓN

B.-CONSANGUINIDAD


La SELECCIÓN es el método más efectivo para cambiar las frecuencias genéticas, en tanto que el promedio génico de la raza sirve para variar determinadas características. Es el método inicialmente considerado, puesto que es el que más rápidamente corrige la calidad media de los animales. Si la selección actúa positivamente sobre los genes favorables y no sobre los no deseables, la selección será constante. En caso de arrastrar genes desfavorables, la selección debe continuar por muchas generaciones. La misma produce sólo leves cambios en la homocigosis o uniformidad de los animales, si la presión selectiva no es muy intensa por muchas generaciones. La selección cambia más la media del conjunto que la uniformidad del mismo. Por lo tanto nos lleva a nuestro objetivo, pero no hacia fijar caracteres.


La CONSANGUINIDAD en muchos aspectos es el perfecto complemento de la selección. Puede realizar aquello que a la selección no se le permite, y no aquello que la selección efectúa eficientemente. Es exclusiva y poderosa, como el medio para producir homocigosis, prepotencia y fijación génica del tipo. Produce uniformidad dentro de las distintas familias de la raza, pero a su vez marca las diferencias entre ellas. La misma es utilizada para mantener elevado el parentesco con un antecesor sobresaliente, resultando en una favorable combinación de selección con consanguinidad. Sobre todo, perpetuando efectos epistáticos favorables de ciertas combinaciones genéticas.


Es el apareamiento entre animales que poseen un mayor parentesco entre sí que con el resto de la raza. Sin duda la consanguinidad entre animales de una misma especie, es el sistema lógico para la formación de nuevas razas, pero esto no significa que muchos perros de una misma raza sean consanguíneos entre sí. El propósito de la consanguinidad es producir el efecto de la misma, que es el de producir que la mayor cantidad de pares de genes deseables se tornen homocigotos y bajar consecuentemente la tasa de heterocigosis. Debido a que por ello muchos genes recesivos indeseables se tornan homocigotos, al no ser cubiertos por sus genes dominantes respectivos, ello hace que la consanguinidad disminuya el vigor de la descendencia cuando se practica la misma, produciéndose la llamada depresión consanguínea. Por otro lado, ayuda a su vez a fijar caracteres y combinaciones genéticas deseadas. Entre las más importantes razones para practicar consanguinidad estriban las siguientes:


a.- Mantener el parentesco con un antecesor deseado. Es el caso cuando practicamos cría en línea.

b.- Sirve para descubrir recesivos indeseables, y de esta manera eliminarlos por selección.

c.- Sirve para formar familias uniformes, de manera que la selección entre familias dé mejores resultados.

d.-Aumenta la prepotencia. La cruza con animales consanguíneos aumenta la posibilidad de obtener descendientes con sus características. Los animales muy consanguíneos, con características sobresalientes, producen mejores ejemplares que ellos mismos, cuando se efectúa una exocruza con otros consanguíneos por aparición del vigor híbrido o heterosis. El peligro de la consanguinidad, hace que a su vez se produzca por deriva génica la homocigosis de genes indeseables, en forma tan veloz, que le resulta imposible al criador descartar todos, quedando algunos genes indeseables fijados en la cría. La pérdida que ello produce para la cría se recompensa por la prepotencia de los ejemplares que no poseen estos defectos de genes indeseables.


No debemos olvidarnos que la consanguinidad no crea nada nuevo, ni es ni buena ni mala. No aporta genes ni caracteres nuevos. Su utilización, simplemente tiende a la homocigosis, luego de una segregación de caracteres; su éxito o su fracaso depende de la observación, experiencia, estudio y conocimiento de las características a homogeneizar por parte del criador.


Por efecto de la depresión consanguínea, muchas veces los ejemplares consanguíneos no resultan ser los más sobresalientes. Pero demuestran ser grandes reproductores, produciendo los deseados efectos de heterosis al cruzar con hembras consanguíneas, con las cuales posea una buena capacidad combinatoria. Contrariamente sucede que perros, Grandes Campeones y ganadores de muchos BIS, productos de una exocruza y de apariencia sobresalientes, no lo manifiestan en su progenie por carecer de prepotencia y disminuir su vigor híbrido.


Es importante resaltar que un alto nivel de homocigosis en una población dada supone un deterioro considerable. Este proceso que llamamos depresión sanguínea provoca:


  • Elevada incidencia de enfermedades genéticas

  • Reducción de la fertilidad

  • Fenómenos de asimetría física

  • Alta mortalidad prenatal y de recién nacidos

  • Individuos de menor o mayor estatura

  • Ritmo de crecimiento muy lento

  • Carencias del sistema inmunológico

  • Alteraciones del comportamiento, o también llamado pérdida de vigor.


El evidente problema de homocigosis (genes iguales) que se genera al crear cualquier raza, la selección continúa del hombre y las problemáticas evidentemente anexas comunes a la gran mayoría de las razas que no podemos obviar, en conjunto pueden fácilmente llevar a una considerable disminución de la variedad genética y, como consecuencia, a la desaparición de una raza.


Bien, pues ahora vamos de lo general a lo particular: el Pastor Alemán que se rige por los mismos principios de la genética y ha sido seleccionado y criado por el hombre, de principio para una utilidad práctica: el pastoreo, deporte y protección; por ya más de 100 años el hombre ha utilizado las comentadas herramientas de mejora y fijación de características, con la citada crianza consanguínea que así como fija lo deseado por homocigosis, también desafortunadamente fija lo indeseable, toda vez que se maneje sin un conocimiento profundo de todos y cada uno de los aspectos tanto físicos, de personalidad y los más importantes para el aficionado común como propietario de una mascota y el aficionado al deporte, que en todo caso son los más en el universo de la raza, incluso grupos de la sociedad, los aspectos de SALUD.


Para estos aficionados no es importante el color del manto ni la máscara que tenga el perro, tampoco lo es una angulación escápulo-humeral con ambos huesos del tamaño y los grados correctos o una grupa larga y bien colocada en los 28° de inclinación respecto a la horizontal; más bien necesitan para ellos un perro como el que el colectivo tiene en mente de lo que debe ser el Pastor Alemán: un perro capaz de desarrollar muchas actividades, fuerte, valiente, inteligente, equilibrado, obediente, siempre dispuesto, capaz de defender a su dueño y a lo suyo. En todo caso sea para la finalidad que se requiera, el Pastor Alemán debe ser un perro SANO, libre de enfermedades limitantes y dolorosas, con el carácter, el temperamento y la disposición antes citada, con calidad y expectativa de vida prolongada.


Un perro de trabajo y utilidad debe ser un perro saludable para que pueda desempeñarse y cumplir con su función zootécnica. Así que los criadores han tenido y tienen históricamente junto con las asociaciones canófilas la responsabilidad de conservar y mantener las características requeridas, que son la base para que el perro desempeñe su función. Si bien es cierto que la crianza de la raza ha alcanzado nivel muy alto en calidad fijando una anatomía, un tipo y carácter dignos de admiración, con la selección en sus inicios y con la consanguinidad después, indudablemente ha fijado problemas de salud, que es lo que comentaremos ahora.


Por ello, es importante que todos los propietarios de reproductores, machos y hembras, y ya sean criadores o particulares, así como los futuros propietarios, conozcan la importancia de lo que la consanguinidad arrastra con ella.


Citaremos las conclusiones de libro de Beuk, Melero Soler y Sastré Catala: “El secreto del pedigrí” publicado por la Universidad Autónoma de Barcelona en 2013 y en el cual dedican una extensa parte a la raza:


“La mayoría de las enfermedades genéticas conocidas hoy en día en los perros de pura raza se heredan por genes recesivos. Ello puede deberse a la consanguinidad, pero también a la dificultad para identificar y eliminar estos rasgos recesivos en los programas de cría. La consanguinidad reduce la variación genética dentro de una raza, y tiende a acentuar la presencia de estos genes recesivos que a menudo son deletéreos. La causa suele ser la sobreutilización de un individuo deseable, como un campeón de concurso, sobre todo en machos. Es probable que en la década de los 50 o 60 hubiese perros deseables con una enfermedad determinada, que, sin ser documentada, se cruzaron. Entonces muchos machos enfermos engendraron muchos cachorros. Así, de esta forma ese rasgo genético se propagó rápidamente”.


Los autores, distinguidos veterinarios y especialistas en genética y reproducción, citan una gran cantidad de propensión a padecimientos propios del Pastor Alemán que de ninguna manera podemos ocultar o minimizar, ya que sería aún más irresponsable y poco ético, de los cuales anotaremos solamente los congénitos y los que tienen un componente hereditario para no agobiar y desanimar al lector:


TRASTORNOS CARDIOVASCULARES

  • Estenosis aórtica (congénita, sin predisposición sexual)

  • Displasia mitral (congénita, hereditaria, predisposición en machos)

  • Persistencia de la vena cava craneal izquierda (congénita),

  • Persistencia del arco aórtico derecho (congénita)


TRASTORNOS DERMATOLÓGICOS

  • Pioderma mucocutánea

  • Foliculitis/Forunculosis nasal, pododermatitis (presdisposición en machos)

  • Dermatitis por Malassezia

  • Hipersensibilidad por contacto

  • Seborrea primaria (hereditario)

  • Síndrome de Ehler-Danlos/ Astenia cutánea (hereditario)

  • Vasculopatía familiar(hereditario)

  • Linfedema primario, vitíligo (hereditario)


TRASTORNOS ENDOCRINOS

  • Enanismo pituitario (hereditario)

  • Hiperadrenocorticismo,

  • Hiperparatiroidismo e hipoparatiroidismo primarios

  • Insulinoma


TRASTORNOS GASTROINTESTINALES

  • Megaesófago idiopático congénito

  • Anomalía del anillo vascular (hereditaria)

  • Intususcepción gastroesofágica (predisposición en machos)

  • Sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado (SIBO)

  • Vólvulo intestino delgado, colitis idiopática crónica

  • Fístula perianal

  • Fibrosis hepática idiopática

  • Shunt portosistémico congénito

  • Hemangiosarcoma hepático

  • Atrofia acinar pancreática (hereditario)


TRASTORNOS HEMATOLÓGICOS/INMUNOLÓGICOS

  • Hemofilia A y B

  • Trombocitopenia inmunomediada (hereditaria, predisposición en hembras)

  • Enfermedad de Von Willebrand (hereditario)

  • Lupus eritematoso sistémico.


TRASTORNOS INFECCIOSOS

  • Aspergilosis

  • Enfermedad dérmica infecciosa


TRASTORNOS MUSCULOESQUELÉTICOS

  • Espondilosis deformante

  • Displasia de codo (determinado genéticamente)

  • Displasia de cadera (con factor hereditario)

  • Enfermedad lumbosacra

  • Panosteitis (predisposición en machos jóvenes)

  • Quiste óseo (predisposición en machos)

  • Hipotrofia del músculo pectíneo

  • Miopatía masticatoria

  • Contractura del gracilis, poliartritis idiopática canina