Alimento vital


Por: Francisco Solana Martínez


Durante los últimos años he observado que en las exposiciones caninas los ejemplares lucen cada vez mejor, se les ve alegres y atentos, divertidos, la lozanía de su pelo resalta con brillo y colores intensos, su masa muscular mejor desarrollada y firme.


Estas características propias del trabajo de pista, requieren una rutina de ejercicio y entrenamiento pausado, dietas ricas y mucho afecto. No obstante, pareciera que se han extrapolado al mundo común donde he visto muchos ejemplares en óptimas condiciones, incluso empecé a verlo en perros que no participan en pistas de belleza.


Quise analizar las causas de tan agradable suceso. Los canes, que sin más carga que su genética, podían llamar la atención por su buena apariencia, tenían un elemento que se repetía cada vez cuando les preguntaba la razón por la cual sus perros lucían tan bien, e invariablemente las respuestas fueron hacia la buena alimentación y el equilibrio emocional.


Es justificable creer que para encontrar belleza estandarizada la genética juega un papel importante, no obstante, la salud empieza por la boca.


La alimentación de los perros es un tema que se ha discutido acaloradamente y en algo están de acuerdo los especialistas: la dieta animal interactúa de manera directa en diversidad de funciones importantes en el organismo de los perros y un elemento insustituible en la alimentación lo son las proteínas.


Ciertamente, dichas sustancias forman parte de los nutrientes más importantes en el organismo del perro, ya que se encargan de funciones destacadas como el formar parte de las células y de los tejidos musculares y cutáneos que les permiten funcionar como seres vivos y mantener el equilibrio sobre una estructura desarrollada a base de hueso.


Otras proteínas funcionan como enzimas y contribuyen en procesos como la digestión, unas más trabajan como anticuerpos expulsando del organismo a los virus y las bacterias que pudieran atacarlo, algunas de ellas se encargan de transportar oxígeno a través de la sangre y así tenemos una larga lista de funciones esenciales que las proteínas juegan dentro de los organismos vivos.


Estas proteínas tienen como característica común estar formadas por moléculas muy grandes en tamaño, tanto que para funcionar correctamente deben ser descompuestas para formar otras más pequeñas denominadas aminoácidos, de las cuales existen 22 diferentes conocidas hasta hoy; de ellas, 12 aminoácidos son producidos por el organismo y los otros 10 no pueden ser originados en el organismo, por lo cual tienen que ser consumidos de manera esencial a través del alimento, las fuentes principales para abastecerse de tales aminoácidos se encuentran principalmente en los huevos, la carne y la leche, en la soya y otros granos, así como en el pescado, entre otros.


Los aminoácidos no tienen contraindicación, son elementos de nutrición, componentes de las proteínas, característicos de toda materia viva e imprescindible para mantenerla en función.


Las proteínas están presentes en casi todas las actividades bioquímicas del organismo del perro. Se considera que hasta un 60 % de la sustancia seca de un perro está constituida por proteínas.


Resulta importante en esta discusión la calidad de la proteína suministrada a los perros, básicamente la materia prima que compone su alimentación debido a las repercusiones que pueden generar sus carencias.


Las proteínas de baja calidad presentes en algunos desechos procedentes de las carnicerías, tales como pulmones y tripas, son ricos en colágeno, elastina y queratina, pero son pobres en aminoácidos esenciales, con lo cual se compromete la salud de nuestros amigos caninos, empezando por presentar síntomas tales como problemas en la piel y trastornos digestivos, para continuar con acontecimientos más graves.


Debemos tener en cuenta que una dieta balanceada, rica en proteína, no importa si es de origen animal o vegetal, en tanto su valor biológico y digestible sea el correcto; con ello se podrán facilitar las funciones vitales de nuestros amigos y evitaremos los molestos daños por desnutrición.


Algunas de estas funciones en las que intervienen las proteínas son estructurales, es decir, son las funciones encargadas de producir y reparar tejidos musculares y óseos, el pelo y las uñas. Otras funciones son las metabólicas, encargadas de impulsar las hormonas de la reproducción y las enzimas que catalizan procesos biológicos, todas directamente relacionadas con la ingesta de proteínas.


Muchas hormonas son proteicas y ejercen una función de transporte de sustancias como es el caso de la sangre, quien además optimiza las funciones del cerebro y del corazón, de los pulmones, el hígado y la reproducción, así como todo el maravilloso engranaje vital involucrado en el organismo de un perro.


El sistema inmunológico se basa en las proteínas, imaginemos qué tan importantes serán: los anticuerpos, responsables de las reacciones y defensa del organismo ante agentes externos, son grandes moléculas de proteína, sin ellas morarían por cualquier enfermedad irremisiblemente. Así que la calidad de la alimentación suministrada a nuestros perros determinará la eficacia y eficiencia de muchas de sus funciones corporales.


Una dieta con buena calidad proporciona los aminoácidos esenciales para sintetizar nuevas proteínas que trabajarán arduamente en el crecimiento de los animales, en la reparación de los tejidos en caso de accidentes, además de llevar a cabo reacciones metabólicas diversas vinculadas prácticamente con todas las funciones vitales.


Pueden observarse incluso en la transmisión de los impulsos nerviosos que dan lugar a las contracciones musculares, así como los impulsos eléctricos del cerebro y la médula espinal, además de la formación del ADN.


La falta o carencia de aminoácidos se hace visible con una serie de síntomas iniciales como son la falta de crecimiento, la pérdida de peso, la disminución en la calidad del pelo que se muestra opaco, mate y áspero al tacto, hasta llegar a la inapetencia y una mayor propensión a contraer enfermedades que generalmente logran acabar con la vida de quien sin fuerza, hubiese requerido aminoácidos básicos para poder sobrevivir.

Los aminoácidos, diminutas partículas, son algunos de los responsables de la apariencia saludable o deprimida de nuestros amigos caninos. Los diez aminoácidos esenciales que como su nombre lo dice son insustituibles para mantener la salud y debemos suministrarlos a través del alimento a nuestros perros, podemos reconocerlos de la siguiente manera:


ARGININA: estimula el sistema inmune, evita y combate a las enfermedades, activa la síntesis proteica, la cual interactúa en el cuerpo para generar más proteínas necesarias en el organismo, también induce la liberación de la hormona del crecimiento y la hace indispensable en los cachorros. También reduce los niveles de amonio en la sangre, con lo cual beneficia y desintoxica al hígado; actualmente se utiliza para los tratamientos de perros con cáncer.


HISTIDINA: fomenta la secreción del jugo gástrico; libera histamina, que funciona como un potente antialérgico que contribuye no sólo en la prevención y curación de las alergias simples, sino también trabaja protegiendo a nuestros perros de las picaduras de insectos y reptiles, otorgándoles resistencia contra sus venenos.


FENILALANINA: controla el apetito, además ayuda a superar los problemas causados por la hipotensión arterial. Interviene de manera destacada en la pigmentación del pelaje y produce la conveniente adrenalina, la cual es un neurotransmisor encargado de las respuestas requeridas en el desempeño general del perro.


LISINA: mejora la absorción de los alimentos en el tracto digestivo y eficienta la utilización del calcio en el organismo, colabora en el metabolismo de carbohidratos y de ácidos grasos transformándolos en energía. Favorece la secreción de jugos gástricos, promueve el crecimiento de los huesos en los cachorros y contribuye también en la síntesis proteica.


LEUCINA, ISOLEUCINA Y VALINA: participan en la síntesis, asimilación y aprovechamiento de las proteínas, lo que se conoce como intercambio proteico y también regulan el metabolismo energético; proceso por medio del cual dichas moléculas convierten la energía química en energía mecánica.


METIONINA: contribuye en diferentes procesos químicos realizados por la vesícula biliar, previene disfunciones de los cuerpos catónicos cuya función es suministrar energía al corazón y al cerebro en ciertas situaciones extremas.


TREONINA: produce adrenalina, la cual regula la liberación de energía y disminuye la depresión.


TRIPTOFANO: este aminoácido participa en la formación de la Niacina, (Vitamina B3), además produce serotonina, la cual es un neurotransmisor cerebral, encargado entre otras cosas de mejorar las respuestas de la agresividad y reduce la tensión nerviosa causada por la ansiedad.


La falta o carencia de uno de estos aminoácidos esenciales puede distraer o hacer disfuncional la síntesis de las proteínas en el organismo, lo cual se traduciría en daños progresivos y silenciosos que pueden costar la muerte de nuestros amigos caninos.


Al no encontrar la proveeduría de la sustancia a través del alimento, debido a que son incapaces de producirlas, entonces -para satisfacer las necesidades propias de las funciones-, serán absorbidas las reservas corporales hasta comprometer la vida misma de los perritos.

En los cachorros se detiene o perjudica el crecimiento normal y en los adultos se perturba la eliminación de desechos y la producción de sangre saludable. Es increíble lo bien que le puede ir a un perro nutrido correctamente, respecto de otro que solamente es alimentado, la diferencia es enorme en todos sentidos y la manera de obtener dichos nutrientes esenciales a través de incluir en la dieta del perro huevo cocido y carne, o bien sus homónimos nutricionales a través de granos y otros productos, una solución práctica es el alimento balanceado, pero debemos tener en cuenta que éste incluya los aminoácidos esenciales requeridos para lograr esa agradable conjunción entre belleza y salud que esperamos ver en nuestros aliados caninos.


Como podemos observar, la dieta de los perros debe ser uno de los temas principales cuando decidimos adoptar un precioso amigo canino, todos queremos lo mejor para ellos, así que una buena nutrición facilitará que estén lozanos y saludables, con lo cual proyectarán las cualidades específicas de cada raza, haciéndonos muy felices con la disposición absoluta de un perro sano y bien querido, tan hermosos en las pistas como dentro del hogar.

2 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo