Algunas líneas sobre la tenencia y crianza del Ovejero Alemán


Por. Gabriela Labbé


Nuestra raza está regida normalmente por un club especializado, que a su vez sigue los lineamientos de la SV (Verein für Deutsche Shäferhunde) de Alemania, Asociación madre de la raza. La WUSV (Unión Mundial de asociaciones de Ovejeros Alemanes) en conjunto con la SV, han tratado de estandarizar la raza y su crianza a nivel internacional.


Es muy importante tener controles estrictos de salud, como placas radiográficas de codos y caderas, pruebas de ADN y de trabajo, además de controles nervioso y mental de los ejemplares, titulación de los reproductores para tener una crianza como denominamos “de selección” y así mantener el nivel de alta calidad.


De esta manera trabajamos la crianza a niveles de requisitos y selección de los ejemplares a usar.


En lo personal me gusta criar por fenotipo antes que genotipo. Obviamente siempre reviso pedigríes, sé y conozco bien las líneas que uso y sé lo que de ellas puedo esperar, pero como todos sabemos, la crianza es una adivinanza, la genética es a veces caprichosa. Sin embargo, siempre me funciona criar por fenotipo. A veces tienes un perro con super pedigrí, pero si él no responde a esta sangre en su apariencia, difícilmente heredará la calidad de sus antecesores.


Mis perras -antes de ser servidas-, tienen un control general de salud. Deben estar sanas, bien vacunadas y desparasitadas. Sobre todo descansadas si ya han tenido crías anteriormente. Siempre hago exámenes de progesterona para ir a la segura y no cruzar en el momento menos oportuno ni óptimo.


El parto en las ovejeras es bastante cómodo pues regularmente son excelentes madres. En lo personal no las dejo solas cuando están pariendo. Estoy con ellas de principio a fin, por si hay que asistir con algún cachorro y se logren todos.


Tras eso, si los cachorros nacieron sin problema y todos están bien, tengo realmente tres semanas de tranquilidad y casi no hago más que disfrutar de mi camada, a la cual la perra cuida perfectamente sin que yo tenga que intervenir. A las tres semanas de nacidos los desparasitamos e iniciamos a darles papilla para ayudar a la mamá.



A las seis semanas de edad, por regla, es cuando elijo la cría. Esa es la edad en la que los paro y los veo moverse, porque según mi experiencia así serán de adultos, así que es ahí cuando elijo y pongo escogencia en la camada. Hasta hoy nunca he fallado eligiendo a las seis semanas.


A estas edades tratamos de que tengan la mayor relación posible con nosotros y el entorno humano. Les permitimos entrar a casa, porque sabemos que eso les ayuda muchísimo en su temperamento y sociabilización.


Iniciamos con juegos promoviendo que muerdan, persigan un trapito o juguete reforzando su instinto de presa, ya que es algo requerido a futuro para las pruebas de defensa.


Realmente es una raza nada difícil de cuidar, pues el perro se acopla bien a todos los climas y situaciones; por su parte, el pelaje requiere nada más de cepillado y baños no tan frecuentes. No es necesario hacer grooming en ellos. Debemos pensar en tener un área donde pueda trotar libremente y de no tenerla sacarlo al parque a jugar en libertad mientras es cachorro, procurando se le desarrolle la musculatura en forma apropiada. No es bueno que maduren en jaulas chicas y menos en pisos lisos.


La clave y en lo que todo aquel que quiera tener Ovejeros debe poner atención, es en los controles de salud, placas de displasia de codo y cadera, ya que debido a ello, lo que en algún momento fue problema, hoy se ve cada vez menos en la crianza responsable.

De los criadores depende que esto siga así, cuidando este detalle antes de criarlos. Otro aspecto importante es el de mantener su buen temperamento y control nervioso. Son perros que deben tener un temperamento firme, noble, pero a su vez tener capacidad, coraje y espíritu de lucha notorios.


Tener un Ovejero hermoso significa no sólo que sea bello, de bonito color y buen pelaje, o sea de excelente fenotipo. Significa que su belleza -aparte de lo antes mencionado-, se derive de su capacidad para el trabajo y su gran temperamento.


Es lo que nosotros los ovejeristas llamamos “BELLEZA FUNCIONAL”.

3 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo